infancia-alta-sensibilidad

NIÑOS ALTAMENTE SENSIBLES

Características de los niños altamente sensibles. Tu hijo/a puede ser uno de ellos

¿Sabes cómo tratar a los niños pas?

Educar a los niños altamente sensibles constituye todo un desafío en este mundo en el que vivimos. Como padres y madres de un NAS, -que son las siglas de Niños Altamente Sensibles-, tenemos dudas sobre si estamos haciendo lo correcto en la crianza de nuestros hijos e hijas.

Descubrir que nuestro pequeño se comporta de forma algo diferente al resto -y no saber cuál es el motivo- nos desconcierta.

Por ello, poder ponerle nombre a lo que le pasa es muy importante, ya que en ocasiones puede llegar a confundirse con trastornos como el autismo o el déficit de atención.

Al tratarse de un tipo de personalidad que ha sido descubierta en los años 90, es frecuente que muchos profesionales de la salud, psicólogos y maestros desconozcan el rasgo de la alta sensibilidad y no sepan cómo ayudarles.

Te invito a que realices este sencillo test, un primer paso para detectar si tienes un niño de alta sensibilidad cerca. Puede que sea tu propio  hijo/a, alguien de tu familia o de tu entorno cercano.

O tal vez sea el “peque” de tu vecina, ese niño que parece tímido porque nunca te habla; o ese alumno/a de tu clase, que quiere pasar desapercibido y ha llamado tu atención …

Están por todas partes, aunque aún no sepas que existen.

Claves para descubrir a los niños altamente sensibles

Una de las características de los NAS es que pueden parecer lentos. Sin embargo, esto tiene su explicación: reciben más información sensorial del entorno y como su cerebro la procesa a un nivel más profundo que el resto, les cuesta más tomar decisiones.

Como no son niños rápidos, necesitan más tiempo para pasar a la acción. Y es que tienen sus propios ritmos, para desesperación de muchos adultos. ¡PACIENCIA!

La consecuencia es que su sistema nervioso se sobre-estimule y pueda llegar a bloquearse al no ser capaz su cerebro de incorporar más datos.

Percibir más y de forma más intensa hace que reaccionen de forma llamativa ante algunas situaciones, por lo que suelen ser considerados como niños “dramáticos”, “exagerados”, “raros”, “llorones”, “mimados” “tiquismiquis” …

Estos calificativos no ayudan a los niños sensibles. Se sienten incomprendidos y son conscientes desde muy pequeños de que no encajan en un mundo en el que ser diferente se percibe como algo negativo.

Además, puede originar situaciones de “bullying” o acoso escolar porque este comportamiento puede llamar la atención de otros niños.

¿Cómo educar a los niños altamente sensibles?

Conectar con ellos es la clave. Respetar su especial forma de sentir, aceptándole como el ser único y extraordinario que es, contribuirá a modelar una autoestima sana, un factor determinante en la educación de estos pequeños.

Es importante buscar alguna actividad que sepan hacer bien y con la que se sientan a gusto. Esto les dará seguridad para llevar mejor las dificultades a las que tendrán que hacer frente en otras áreas de su vida diaria.

De esta forma,  gestionarán mejor los posibles fracasos ya que los niños altamente sensibles tienden a tolerar muy mal el error. Suelen ser perfeccionistas y necesitan hacerlo bien “a la primera”.

Convertir su alta sensibilidad en su mayor fortaleza

Otro aspecto a tener en cuenta es ver su alta sensibilidad como algo positivo. Esta forma de ser -si está bien gestionada desde la infancia- contribuirá a que en la edad adulta puedan disfrutar de una vida más plena y coherente con su forma de entender el mundo.

Hay que permitirles que expresen sus emociones.  Si necesitan llorar, han de poder hacerlo sin ser señalados por ello. Contenerse no es adecuado y les produce inseguridad si esas manifestaciones emocionales no son validadas. Es necesario que se sientan acompañados, comprendidos y no juzgados por sus reacciones, en muchas ocasiones, de una intensidad que les desborda y que todavía no son capaces de manejar. Con tu ayuda, poco a poco, lo conseguirán. Sé paciente. Te necesitan.

Con los niños altamente sensibles, hacerlo bien desde el principio puede ayudarles a vivir una infancia más libre de preocupaciones y convertirse en adultos felices y confiados. Por contra, hacer las cosas mal puede configurarlas para el fracaso y la desdicha más adelante. Incluso años de costosa terapia pueden no ser suficientes para solucionarlo.

Leyla Boucarim-

En esta web dispones de muchos recursos gratuitos a tu alcance para aprender sobre alta sensibilidad y poder ayudar a tu pequeño.

Y si tienes la suerte de haber detectado pronto esta forma de ser … ¡ENHORABUENA! Podrás acompañar su crianza teniendo en tu poder una información muy valiosa para ambos.

Mi nombre es Mamá Yomime ¿Me acompañas en esta aventura?

alta-sensibilidad-rasgo

ALTA SENSIBILIDAD

La alta sensibilidad o sensibilidad del procesamiento sensorial, es un rasgo de la personalidad poco conocido al que dio nombre la psicóloga Elaine N. Aron.  No se trata de ninguna enfermedad o trastorno, sino de una forma diferente de captar los estímulos  reaccionando con una mayor  intensidad.

madres-pas-sensibles

MADRES PAS

La alta sensibilidad es un temperamento innato, es decir, nacemos con ella. Además, se trata de un rasgo hereditario. Por ello, si tú también eres una persona altamente sensible como tu hijo, tendrás además que saber gestionar cómo te sientes y aprender a cuidarte para poder atender a tu pequeño.

bebe-sensible

BEBÉS

No existe un método infalible para determinar si un recién nacido pudiera ser un niño de alta sensibilidad. Todos los bebés son criaturas muy sensibles y necesitan de los cuidados de sus padres. Aquí descubriréis algunos comportamientos que os pueden ayudar a detectarla en edades tempranas.

ninos-sensibles-infancia

INFANCIA

La sobreestimulación será un aspecto clave que los niños pas tendrán que gestionar en esta etapa. Aprender a autoregularse mejor, siendo conscientes de su especial forma de sentir y percibir el mundo, les permitirá desarrollarse de manera adecuada. Estas son algunas señales que detectarás en tu hijo.

adolescentes-sensibles-bullying

ADOLESCENCIA

Los jóvenes altamente sensibles no presentarán problemas importantes si se conocen y saben gestionar su forma de ser, evitando compararse con el resto. La alta sensibilidad se reduce en este período y serán capaces de adaptarse mejor a los cambios. Suelen ser sensatos y muy cautos.

nios-sensibles-escuela

ENTORNO ESCOLAR

Se estima que entre un 15%-20% son niños altamente sensibles. Por ello, es importante que el profesorado pueda detectar en cada aula y ser conscientes de las necesidades de estos alumnos Algunos pueden presentar dificultades de aprendizaje al no encajar en el sistema educativo actual.