nino-varon-sensible

Me ha parecido importante prestar atención y dar visibilidad a cómo se manifiesta  una personalidad altamente sensible en los varones.

Si eres madre de un niño altamente sensible, te habrás dado cuenta de que existen pocos recursos disponibles que profundicen en este tema en concreto, por lo menos en nuestro idioma.

Con el objetivo de poder aprender yo también herramientas para ayudar a mi hijo JoNAS, he estado buscando información para entender qué les pasa y cómo poder atenderles.

A menudo, tenemos demasiado interiorizado cómo se debe criar a los hijos en función de su sexo.

Incluso existen estudios que hablan de que se trata de forma diferente a los bebés dependiendo de si es un niño o una niña.

Aunque este rasgo se da por igual entre hombres y mujeres, ya desde la infancia la cultura va a marcar claras diferencias. Así lo afirma Elaine Aron en su libro “El don de la sensibilidad” cuando señala que “las culturas tienen ideas muy estrictas acerca de cómo deberían comportarse los individuos jóvenes de nuestra especie según su sexo”.

Esta psicóloga observó a través de sus investigaciones en la etapa escolar, que la mayoría de los NAS varones  eran introvertidos. Llegó a esta conclusión al constatar que ser un varón sensible no es “normal” en nuestra cultura occidental.

Y es que llorar es sinónimo de debilidad y se asocia a lo femenino.

Ellos no pueden mostrar sus sentimientos, se los han expropiado negándoles la capacidad de sentir puesto que está en juego su hombría.

También tienen que ser valientes. El valor “se le supone”, como rezaba la cartilla que se les entregaba al finalizar “la mili”, cuando realizar el servicio militar era de obligado cumplimiento para los hombres aquí en España.

Desde pequeños, a la mayoría de los niños se les educa para ser duros y reprimir sus emociones.

Con este panorama que sigue vigente en nuestro país, que presenta un marcado carácter machista, los varones altamente sensibles sobreviven como pueden.

Al no encajar en el modelo social imperante en la actualidad, frecuentemente ocultan su forma de ser bajo múltiples máscaras y comportamientos orientados a enterrar su sensibilidad en lo más profundo de su ser.

Y esto es lo que aprenden los pequeños NAS.

Por este motivo, los hombres (padres, educadores, familiares, etc.) tienen un papel muy importante en la crianza de los niños varones.

Independientemente de que sean o no altamente sensibles, su misión es la de hacer ver que existen diferentes formas de ser “masculino” y, por supuesto, predicar con el ejemplo: ser un modelo a imitar para que nuestros niños crezcan en una sociedad que respete la diversidad.

Qué pasa en la infancia

Los pequeños niños altamente sensibles habitualmente se encuentran en una situación de vulnerabilidad debido a su forma de sentir. Al ser más emocionales y no entender qué les sucede, su comportamiento resulta llamativo.

Cuando no se ajustan a lo que se espera de ellos, por ejemplo, al mostrar ternura, se les humilla. Pueden también ser muy retraídos, apartándose del resto y dando la impresión de ser miedosos o muy tímidos.

Necesitan expresar más cómo se sienten y suelen hacerlo a través del llanto, por lo que pueden ser objeto de burlas y ser rechazados.

Y es que “ser diferente” llama la atención. En la escuela, hay que estar atentos ante posibles casos de acoso o bullying, ya que les cuesta defenderse.

Por otra parte, suelen preferir socializar en grupos pequeños (no necesitan tener muchos amigos pues disfrutan estando solos). Sin embargo, es importante enseñarles a relacionarse con sus pares, ya que es vital que no se aislen y aprendan habilidades interpersonales. Por supuesto, se trata de fomentar amistades sanas basadas en el respeto mutuo. Se trata de buscar un equilibrio entre la necesidad que tiene el NAS  de estar a solas y la de pasar tiempo con sus amigos.

Como decía el fallecido Ted Zeff, psicólogo experto en el rasgo de la Alta Sensibilidad con más de 25 años de experiencia asesorando a niños y adultos altamente sensibles, los niños sensibles aprenden a negar su verdadero yo con el fin de ser aceptados y aprobados por sus compañeros. Esta negación puede crear miedo, ansiedad y baja autoestima“.

Consejos para tratar a tu hijo varón altamente sensible

guerreroComo padre de un varón,  puedes trabajar con tu NAS estas sencillas recomendaciones básicas:

1. Defiende siempre a tu hijo cuando exprese sus emociones si otros le avergüenzan por ello. Fomenta su lado sensible y enséñale a poner límites ante los comentarios que puedan humillarle.

2. Sé su mejor ejemplo. Como padre de un niño altamente sensible, tienes una importante responsabilidad: la de enseñarle tu lado más sensible de ser hombre, seas o no PAS. Habla frecuentemente con tu hijo sobre lo que significa ser un hombre real, y no la imagen que nos vende la publicidad y los medios de comunicación, en general.

3. Demuéstrale amor físico, es decir, abrázalo, bésalo para que te sienta cercano. Según señalan algunas investigaciones, los padres a las niñas las suelen tratar de forma más afectuosa que a los varones. No es cierto que los niños necesiten menos cariño. Juega con él, estará encantado de hacerlo contigo.

4. Apóyale cuando se sienta vulnerable y tranquilízalo cuando exprese sus miedos. A la mayoría de los hombres se les ha enseñado a reprimir sus emociones desde su infancia, a no “desviarse” de lo masculino. Sin embargo, las niñas sí pueden adoptar roles masculinos sin que se vea como algo negativo. Las féminas salimos aquí beneficiadas.

En definitiva, pasa tiempo de calidad con él. Cuidémos entre todos y todas la autoestima de los NAS varones para que lleguen a convertirse en hombres orgullosos de ser como son.

¡Pongamos de moda la sensibilidad!