ninos-sensibles-creatividad

Creatividad y sensibilidad van de la mano pero, por desgracia, la educación tiende a valorar más las habilidades científicas y aquellas relacionadas con el hemisferio izquierdo del cerebro desde una edad temprana.

Esta circunstancia aleja a los niños de la expresión artística, quedando ésta como un mero complemento del que se prescinde cuando otras cuestiones “más importantes” demandan más tiempo. Y es un error.

Es cierto que muchos de los niños y niñas altamente sensibles suelen interesarse por las artes: música, pintura, literatura, etc.

Todos ellos están llenos de ideas creativas, muchos son perfeccionistas y algunos realmente poseen desde muy pequeños un talento innato fabuloso. Suele ser en la infancia intermedia (entre 6 y 12 años) cuando se manifiestan.

Para Pablo Villagrán, experto en alta sensibilidad, “trabajar las emociones, los límites e incluso el autoconocimiento a través del arte es algo fundamental para las personas con alta sensibilidad. Estas prácticas generan una enorme mejora adaptada a su propia naturaleza”, afirma en su artículo “La importancia de la expresión artística en la educación de los niños con alta sensibilidad”.

El NAS tiene la necesidad de crear porque le satisface: no es necesario estar dotado de ningún talento especial

Me ha parecido interesante destacar aquí la distinción que hace Jamie Williamson, autor del libro “Comprendiendo al niño altamente sensible” sobre este asunto.

Explica Williamson que “ser creativo y ser excelente” en una práctica creativa son dos cosas diferentes. Con ello, quiere decir que lo que realmente es importante para un NAS es realizar una actividad porque le satisface, porque tiene un sentido para él y es una forma magnífica de manejar y expresar sus pensamientos y sentimientos por esta vía.

Tienen la necesidad de crear.

Para los niños altamente sensibles es importante para su autoestima buscar alguna actividad que sepan hacer bien y con la que se sientan a gusto. Esto les dará seguridad para llevar mejor las dificultades en otras áreas, contrarrestando los posibles fracasos (ya sabemos que toleran mal el error).

Artistas altamente sensibles

La alta sensibilidad es una característica de la personalidad que, como sabéis, es propia del 20% de las personas según los estudios existentes en la actualidad. Y se dice también que en torno al 90% de los artistas de cualquier disciplina poseen este rasgo.

Cantantes, actores, escritores, pintores, bailarines, etc., todos son capaces de expresar su alta sensibilidad a través del desarrollo de sus talentos.

Algunos de ellos, dado el desconocimiento sobre esta condición y la explotación comercial que sufrieron, tuvieron vidas desgraciadas porque no supieron manejar ni entendían su complejo mundo interior emocional.

Un ejemplo de ello, el desaparecido Michael Jackson, un niño altamente sensible que en su infancia ya no era capaz de gestionar el estrés del éxito, ya que le obligaban a producir para comercializar y no para disfrutar de su enorme creatividad.

“Michael Jackson: una historia marcada por el éxito comercial y la tristeza personal”, escrito por la psicóloga  Mariana García Quintana, retrata muy bien la personalidad altamente sensible de ese niño que no quería crecer y que falleció probablemente sin encontrar su lugar en este mundo.

La conocida cantante de éxito Alanis Morissette ha reconocido ser una persona altamente sensible. Ella cuenta que desde pequeña era muy sensible y sus padres no comprendían qué le ocurría, no sabiendo qué hacer con su hija para ayudarla.

Alanis es una de las personas famosas que ha dado visibilidad a las personas PAS (Personas Altamente Sensibles) a través de su propia experiencia. Ha colaborado en la película “Sensible: la historia no contada”, en el enlace podéis acceder al tráiler del documental.

Para terminar, este otro vídeo me ha parecido interesante porque hablan de enfocarse en los talentos para activar el aprendizaje, en vez de trabajar centrándose en aquellas áreas deficitarias, que es lo que se suele hacer.  Y esto crea mucha frustración y desmotivación en los más pequeños.

Porque todos los niños y niñas, sean o no altamente sensibles, tienen mucho potencial. Lo difícil es saber verlo y desarrollarlo.

cardiogr_bailarina_talentos