Conociendo cuáles son las características de los Niños Altamente Sensibles podrás hacerles un traje “a medida” según su sensibilidad. Nadie mejor que tú para diseñarlo.

La primera edición online de la Semana de la alta sensibilidad en Mexico, -que finaliza hoy-, dio voz a los más pequeños en la ponencia titulada “Alta sensibilidad en la infancia. Conociendo a los NAS”. De la mano de ChicaPas, organizadora de las jornadas y fundadora de la Asociación Pas México-Personas Altamente Sensibles, hablamos durante la entrevista sobre cuáles son las características que definen a los niños altamente sensibles .

El pasado día 22 de septiembre, tuve el placer de conversar junto a Érika, del blog ChicaPas, de los niños altamense sensibles. Me hizo mucha ilusión que contara conmigo en estas jornadas para dar visibilidad a los niños pas.

Nos conocíamos a través de las redes sociales, ya que ambas comenzamos nuestros respectivos proyectos en la misma época. Unos tiempos, hace ya cuatro años, en los que no había mucha información que compartir y buscábamos sin cesar aportar un poco de luz.

Ahora, gracias a esta primera edición online de la Semana de la Alta Sensibilidad en México hemos podido colaborar en nuestro deseo de poder llevar la información a más personas.

¿Cuáles son las características de los niños altamente sensibles?

Los niños de alta sensibilidad suelen llamar la atención de sus cuidadores.

Normalmente, los padres se dan cuenta de que el comportamiento de los niños altamente sensibles es diferente al de otros de su misma edad.

Niños hipersensibles a la ropa (texturas, costuras y etiquetas les resultan muy molestas) o quisquillosos con las comidas.  Muchos no disfrutan de actividades típicas de la niñez, como los parques de bolas, las fiestas de cumpleaños, carnavales, juegos de competición. Creativos, atentos  a las necesidades de las personas que los rodean, son cariñosos y capaces de “leerte la mente”. Poseedores de una gran  empatía, viven todo desde la emoción y se suelen tomar todo muy a pecho. Todo les afecta más.

A veces, puede parecer que son tímidos porque no se mezclan con el resto de niños: les cuesta más entrar. Por este motivo, se cree erróneamente que puede existir un problema de socialización.

Suelen tomarse las cosas de forma personal, se ven afectados por las críticas y muchos son muy perfeccionistas.

La sensibilidad se despierta al percibir con mayor intensidad

Los NAS no necesitan rodearse de muchos niños (sobre todo si son introvertidos). Les abruman los ruidos y el alboroto de los grandes grupos, por lo que tienden a observar desde lejos.

Demasiados estímulos para ellos, hacen que se sientan abrumados con frecuencia. La sensibilidad se despierta al percibir con mayor intensidad.

Otra de las características de los niños pas es que pueden parecer lentos. Sin embargo, este comportamiento  tiene su explicación.

La alta sensibilidad (=sensitividad) tiene que ver con tener un sistema sensorial más desarrollado, más fino. Esto implica que capta más información que una persona que no es pas.

Pero ¿Qué captan estos niños hipersensibles?

Los niños pas, además de captar lo que les llega a través de los sentidos, tienen muchos pensamientos y las emociones que  también son “datos” que nuestro “ordenador”, que es el cerebro, tiene que procesar.

Uno de los 4 pilares que Elaine Aron describe para reconocerse como pas es la profundidad de pensamiento. Esto es, darle muchas vueltas a las cosas, reflexionar y hacerse preguntas.

Si los niños altamente sensibles reciben más información que otros niños y tienen que procesarla a un nivel muy profundo, es lógico pensar que necesiten más tiempo para manejar ese volumen de datos. Tienen más opciones que valorar, por lo que parecerá que tienen un comportamiento lento y les cuesta más tomar decisiones.

Como consecuencia de captar más y reflexionar de forma concienzuda, pueden llegar a desbordarse por ese exceso de estímulos: la sobreestimulación sería el segundo pilar.

El tercero, según Aron, es la reactividad emocional y la empatía. Esa intensidad es fruto de estar abrumados. Muchas veces, se manifiesta de forma brusca y esos comportamientos se señalan como exagerados.

Los NAS muestran tan sólo la “punta del iceberg” de lo que siente. Pero muchos no saben ver todo lo que hay dentro: los pensamientos, emociones, vivencias, estímulos que les han ido llegando y no han sabido gestionar.

 

Por último, el cuarto pilar necesario para ser considerada un niño como altamente sensible, tiene que ver con la emocionalidad y la sensibilidad a las sutilezas.

Darse cuenta de pequeños detalles que pasan desapercibos para otros, pero que un niño pas capta sin problemas. Un olor nuevo, un cuadro torcido, un gesto de tristeza, … o una alegría intensa hacia cualquier cosa que llama su atención.

La capacidad de emocionarse y disfrutar es uno de los regalos que van en el pack de la alta sensibilidad. No todo es negativo. Pero son niños que demandan más atenciones y cuidados por parte de sus progenitores. Por ello, es muy importante saber cuáles son las características que definen a la mayoría de los niños altamente sensibles para poder detectarlos en edades tempranas.

No son fáciles de criar porque nos obligan a salir de nuestra zona de confort y, en muchas ocasiones, a re-descubrir al niño/a que fuimos.

¿Cómo tratar a niños con alta sensibilidad?

Como os explico en el vídeo de la conferencia (podéis verlo al final de este post), lo primero para poder tratar a niños muy sensibles es hacer un trabajo personal de autoconocimiento.

El primer paso es siempre darse cuenta, tener consciencia de cómo nos comportamos porque somos el espejo en el que nuestros hijos e hijas se miran.

Si tienes un niño altamente sensible, te recomiendo que busques tu propio método para ayudarle. Nadie le conoce mejor que tú y serás capaz de ver cuáles son los aspectos en los que le puede estar generando problemas esta forma de ser. Obsérvale mucho y ten paciencia: respeta y adáptate a sus ritmos.

Ya sean situaciones escolares, conflictos con amigos, dificultades de aprendizaje o bloqueos a la hora de probar cosas nuevas, con tu apoyo logrará canalizar sus emociones negativas para disfrutar del regalo de una alta sensibilidad bien atendida.

Conectar con ellos es la llave que nos permite llegar a su mundo emocional. Necesitamos que sean receptivos para poder acompañarlos. De lo contrario, si se cierran, se vuelven herméticos y no son capaces de expresar.

Y es algo que arrastrarán a lo largo de su vida y que suele explotar en la adolescencia o, ya de adultos, cuando tienen que hacer frente a situaciones complicadas.

Por supuesto, si la convivencia familar se ve muy afectada por la alta sensibilidad del pequeño y supone que no se desarrolle adecuadamente, siempre es buena opción consultar con un profesional que conozca el rasgo y pueda guiaros para acompañar mejor a vuestro hijo/a.

No hay dos niños pas iguales. La sensibilidad se manifiesta de forma diferente en cada pequeño/a

La sensibilidad del procesamiento sensorial, nombre científico del rasgo, tiene una base genética por lo que probablemente alguno de los padres (o ambos) también sean personas con alta sensibilidad.

Siempre digo que hay que informarse y leer mucho. Se trata de una característica de nuestra personalidad, pero no es la única. Por ello, no hay dos niños o adultos altamente sensibles iguales.

La forma de percibir se va a manifestar de forma diferente en cada persona, afectándole más unos estímulos u otros. Aquí tienes algunos consejos que pueden ayudarte.

No es posible dar unas características que sean válidas para todos ellos. Aunque los 4 pilares descritos por la psicóloga Elaine Aron sí han de estar presentes. También puede ayudaros hacer el test para niños. Una herramienta que nos dará algunas pistas.

 

https://www.facebook.com/watch/?v=362525415125155

Semana de la Alta Sensibilidad en Mexico

Además de conocer las características de los niños altamente sensibles, desde la Asociación Pas México-Personas Altamente Sensibles abordaron el rasgo desde diferentes ámbitos:

Espero que toda esta información pueda resultar útil, no sólo para todas aquellas personas que acaban de descubrir la alta sensibilidad en ellas o, quizás, en sus hijos e hijas. También para las que quieran seguir avanzando en este camino del autoconocimiento, que no termina nunca.

Mamá Yomime